was successfully added to your cart.

Reciclaje de contenidos: cómo puedes cuidar tu entorno online

¿Qué haces con un post que ha “caducado”?

¿Y con un e-book que huele a rancio?

¿Dónde tiras los enlaces rotos?

¿Tienes tantos posts como tapones de botellas y no sabes qué hacer con ellos?

 

Después del trabajo que te ha costado, no vayas a tirar nada la basura, o peor aún, tenerlo a la vista de todos…

Venga, que te vamos a enseñar cómo reciclar y reutilizar tu contenido.

 

Beneficios del reciclaje de contenidos

 

  • Reutilizar los contenidos es ahorro de tiempo y dinero.

Hay vida más allá de la creación de contenidos.

Crear contenido de calidad supone un esfuerzo importante y además, siendo realistas, no siempre se tiene tiempo para generar nuevos y buenos contenidos.

Aquí te damos la primera buena noticia. Bueno, nosotros no, te la da el Sr. Halpern, fundador de Social Triggers:

“No tienes que crear contenido todos los días. Solo necesitas esforzarte por lograr que el contenido que ya tienes llegue a manos de más personas.”

Si sabes dinamizar tu contenido y reutilizar el que ya tienes, ahorrarás esfuerzos sin que ello repercuta en la calidad de tus publicaciones ni en tu estrategia, más bien todo lo contrario.

  • El reciclaje aporta calidad y variedad a tu estrategia de contenidos.

Un mismo contenido se puede presentar en distintos formatos, con un nuevo enfoque. De esta forma, puedes sacar partido a una idea o temática que funciona, puedes recuperar posts de calidad que solo necesitan actualizarse, y más opciones que verás a continuación… mira tú que forma más fácil de aportar valor a tu comunidad.

Nuevos formatos, enfoque, diversidad… utiliza el contenido que tienes y dale una vuelta. Seguro que algo bueno sale; y si no, pues dale otra vuelta. :)

  • Renovar también significa llegar a nuevas audiencias.

No tienes la misma audiencia que hace un año. Recuperar contenido antiguo, mejorarlo y dinamizarlo es transformarlo en contenido fresco, actual y de valor para tu comunidad.

 

Cómo reciclar el contenido

 

Vamos a ponernos manos a la obra.

Contenedor marrón: el reciclaje orgánico es conocido por ser capaz de reposicionar tu contenido

Limpia el polvo a esos viejos contenidos, y aplica unas buenas capas de SEO; enlázalos a los nuevos posts para aumentar su page authority.

Actualiza URLs, palabras claves, dale un aire nuevo a los títulos…

Reoptimiza tu contenido y demuestra a Google que sabes cuidar de los tuyos.

Contenedor amarillo: en este contenedor, un mismo contenido se transforma en distintos formatos, generando valor añadido.

Aquí puedes hacer tantas combinaciones como quieras. Los límites los pones tú:

  • Tienes muchos posts de una misma temática y haces una recopilación para convertirlo en un e-book, whitepaper, informe, estudio, etc.
  • También funciona a la inversa: de un e-book surgen varios posts.
  • De un post extraes una infografía o contenido gráfico para tus redes (píldoras de contenido visual).
  • De un podcast o un video transcrito tienes un nuevo post escrito. Hay herramientas que te facilitan la tarea.

Las opciones de reciclaje son múltiples. En cualquier caso, aprovecharás contenido antiguo o explotarás una idea o temática que sabes que interesa a tus seguidores y ofrecerás variedad  y calidad.

Contenedor verde: por muy evergreen que sea tu contenido, tarde o temprano hay que darle un barrido.

Por él no pasa el tiempo, o al menos no tan rápido como para el resto de contenidos. Sin embargo, no está de más darle de tanto en tanto, unas dosis de reciclaje: actualizar datos obsoletos, ampliar o profundizar en una temática que tu usuario valora.

Porque ya lo dicen en la 13 Rue del Social a Medias: a todo evergreen le llega su San Martín. Así que, no lo pierdas de vista.

Contenedor azul: una actualización por aquí, una imagen nueva por allá, y un artículo nuevo tendrás.

En un sector como el del marketing donde “lo único constante es el cambio”, no podemos descuidar nuestro contenido. Ese artículo de hace tres años que tanto esfuerzo te costó, se merece una vida mejor. Tan solo necesita unas pinceladas nuevas, una imagen o quizás un video… actualizar el texto y ¡boom! como nuevo y preparado para salir a la red.

Y para terminar, una pequeña reflexión:

Hemos de ser conscientes de una cosa: si nos descuidamos, generamos basura. Mucha basura.

Somos responsables de ello y por esta razón, reciclar es un gesto que forma parte del consumo responsable del Content Marketing, y hará que nuestras generaciones y audiencias futuras puedan disfrutar de un contenido de calidad.

¡A reciclar se ha dicho!

#CuidaDeTuEntornoOnline

“Instirados” en Cyberclick y Socialmood

¿Nos acompañas?

siguenos en Instagramsiguenos en Facebooksiguenos en linkedin siguenos en Twitter siguenos en google plus feedly

No te vayas todavía, aún hay más