La fábula de las tres ranas (Primera Parte)

Fábula Marketing de las tres ranas I

En una charca no muy lejana… vivían felices tres ranas. Justo al otro lado de la misma nació una preciosa flor.

Los pequeños batracios quedaron hipnotizados ante su belleza y se volvieron locos de amor. Solo había un problema: eran tres para una sola, toda una carambola.

La primera rana estaba decidida a tenerla. Pero, ¿cómo podía llamar su atención? No era muy distinta a sus dos compañeras. Ahí estaba el quid de la cuestión: en la diferenciación.

Se puso sus mejores galas, unas plumas por aquí, unas flores por allá… y así, un buen día, se armó de valor y saltando de nenúfar en nenúfar, se fue acercando a la flor…  hasta que un pájaro muy vivo, que la confundió con un insecto, se la zampó.

Moraleja: conoce bien tu mercado si no quieres convertirte en un apetitoso bocado.

Las otras dos ranas, visto lo ocurrido, decidieron…

Continuará :-)

¿Nos acompañas?

siguenos en Instagramsiguenos en Facebooksiguenos en linkedin siguenos en Twitter siguenos en google plus feedly

No te vayas todavía, aún hay más