was successfully added to your cart.

B2B, el patito feo del Marketing de Contenidos

Cuando salió del cascarón todo fueron susurros y miradas de reojo.

-Mamá Pata ha tenido un B2B- murmuró el ganso.

-¿Un B2B? ¡Ay, pobre! – dijo la gallina.

-Ser B2C te da alas, pero ser B2B es superrraburrido… no quisierrra estarrr en su nido- dijo la cacatúa.

Y así fue como nuestro pequeño patito B2B llegó a un mundo lleno de prejuicios y poca visión. Le menospreciaban, le llamaban aburrido, triste, soso… hasta tal punto que se lo creyó.

Un buen día, en uno de sus solitarios paseos se encontró con un elegante cisne. El patito lo miró con admiración y le dijo: “Cómo me gustaría ser como tú”.

Para su sorpresa, el cisne, lejos de compadecerle le contestó: “Patito, si todos piensan que eres aburrido es porque tú lo has querido; porque no es cuestión de plumaje, sino de como enfoques tu mensaje”.

Ese día el patito feo despertó y decidió que iba a cambiar su situación.

 

REFLEXIONES DE UN PATITO QUE DESCUBRIÓ QUE ERA BONITO

o cómo hacer Marketing de Contenidos B2B que no resulte aburrido

Para empezar, ¿qué es el B2B?

El B2B es Business to Business, de empresa a empresa. Suena serio… pero ¿realmente hay que ponerse serio?

Que te pongas en modo solemne no te da autoridad; lo que da autoridad a tu negocio es que tu público objetivo entienda tu valor, lo que haces, los beneficios que tiene trabajar contigo o las soluciones que aportas. Lo que te da autoridad y te posiciona es que te valoren porque te entienden. Ser demasiado técnico, serio o suntuoso no te hace más profesional, más bien es una interferencia. El B2B no va de business, va de personas y al final, se trata de conectar con personas, de conectar para comunicar, sea el sector que sea y vendas lo que vendas.

Primera conclusión, ¡Cuac!: cómo dejar de ser un pato mareado

El B2B es en realidad, H2H (human to human) o P2P (People to People), puedes llamarlo como quieras. Es cierto que en el B2B hay un componente más racional que en el B2C, pero no por ello hemos de prescindir de la emoción y la conexión porque detrás de cada empresa, de cada puesto, hay personas. Somos personas.

Segunda conclusión, ¡Cuac!: hablando se entiende la gente, y los patos también

Si hablamos de personas, vamos a humanizar la marca y a crear contenido relevante para nuestra audiencia: que aporte valor, sea digerible, ameno, simple pero efectivo, que dé respuestas, empatice con sus necesidades, informe y entretenga. Vamos a ofrecer valor, a escuchar de verdad y a conversar, a construir relaciones.

Tercera conclusión, ¡Cuac!: cómo tener buena pata.

El Marketing de Contenidos en el B2B cobra especial interés porque refuerza el posicionamiento de la marca, la dota de autoridad, muestra su Know-How y genera confianza. Y si hay confianza… hay venta.

La cuestión es: ¿cómo creo contenido que aporte valor y que además conecte?

  • Escuchando a tu audiencia: todo lo que dé respuesta a sus preguntas, búsquedas… es contenido.
  • No hables de ti y convierte a tu cliente en el protagonista de tu historia.
  • Genera valor para que le importes, para que signifiques algo en su vida. El Marketing de Contenidos bien utilizado te ofrece la capacidad de impactar en tu audiencia, de conectar y ser relevante para ella.
  • El storytelling, la empatía, las emociones, la creatividad, la comunicación visual, el poder de lo simple para explicar lo complejo… son muchas las herramientas que tienes a tu alcance para crear un contenido real, relevante y diferente.
  • Trata a tu cliente como te gustaría que te tratasen, háblale como te gustaría que te hablasen.

B2B lo tuvo claro y se puso patas a la obra: creó contenido relevante y comenzó a ser interesante. A partir de aquí, nuestro patito B2B empezó a escribir su propia historia.  Ahora te toca a ti escribir la tuya.

Colorín colorado este cuento se ha acabado y si no compartes este post se te quedará el culete pegado. ¡Cuac!

¿Nos acompañas?

siguenos en Instagramsiguenos en Facebooksiguenos en linkedin siguenos en Twitter siguenos en google plus feedly

No te vayas todavía, aún hay más